cerrar

Los expedicionarios que vinieron listos a derribar la dictadura de Trujillo

Hoy se cumplen 60 años desde que los comandantes Enrique Jimenes Moya y el cubano Delio Gómez Ochoa, junto a otros 52 expedicionarios, arribaron al país en un avión pintado con las siglas de la Aviación Militar Dominicana por el aeropuerto de Constanza.

Con el apoyo del líder de la reciente revolución cubana, Fidel Castro, los guerrilleros llegaron al país con la firme decisión de desaparecer de una vez y por todas la oprobiosa dictadura de Rafael Leónidas Trujillo Molina, o morir en el intento por la libertad del pueblo dominicano.

“Pueblo dominicano: la hora de la liberación ha llegado. El despertar democrático de América, en auge creciente e incontenible, alcanza nuestra Patria. Después de haber barrido con las tiranías de Rojas Pinilla, de Perón, de Pérez Jiménez, de Fulgencio Batista y otras que se tambalean en el umbral de la derrota, el Ejército de Liberación Dominicana; pelea ya, con decisión inquebrantable, en nuestros llanos y montañas, dispuesto está en destruir para siempre el yugo de la opresión y la barbarie”, fueron las palabras contenidas en el manifiesto de Jimenes Moya.

El otro frente
Seis días después, el 20 de junio, desembarcaron por Maimón y Estero Hondo, en la provincia Puerto Plata, los integrantes del segundo grupo de expedicionarios de la gesta.

Este grupo de 144 expedicionarios, encabezados por los comandantes José Horacio Rodríguez y José Antonio Campos Navarro, llegaron luego de incontables dificultades en las lanchas Carmen Elsa y La Tinima, que habían zarpado de la bahía de Nipe, Cuba. Sin embargo, ya los calieses del dictador Truijllo estaban enterados de los planes de ese segundo desembarco y la Marina de Guerra los estaba esperando en la costa para reprimirlos.

Fracaso
Ambas operaciones, tanto la del 14 de junio como la del 20, fracasaron en el intento de derrocar al tirano.

Posteriormente los arrestados fueron llevados a la Base Aérea de San Isidro, donde Ramfis Trujillo, hijo del dictador, dispuso de las más infames y demoledoras torturas en contra de ellos. Finalmente, los expedicionarios, ya convertidos en despojos humanos, fueron fusilados y echados en fosas comunes.

En Constanza, producto del tiroteo luego del aterrizaje, el grupo se dividió en dos, uno comandado por Jimenes Moya, con 34 hombres, y el otro por Gómez Ochoa, con 20.

El grupo de Jimenes Moya fue eliminado completo; mientras que el de Gómez Ochoa, que duró casi un mes en las montañas, hasta el 11 de julio, se dividió accidentalmente, en medio de los ataques del poder militar de Trujillo.

En la gesta solo sobrevivieron los cubanos Gómez Ochoa y Pablito Mirabal; así como los dominicanos Gonzalo Almonte Pacheco, Mayobanex Vargas, Francisco Medardo Germán y Poncio Pou Saleta.

Y aunque la dictadura no pudo ser derribada durante la expedición, marcó el principio del fin de Trujillo.

SEPA MÁS
Actos de la conmemoración

Honras.
Max Puig invita hoy a las 7:45 de la mañana a la ofrenda floral en el Monumento Panteón a los Héroes de Junio, en el Centro de los Héroes.

Apertura.
El Ministerio de Educación inauguró la exposición fotográfica de la Expedición Militar de Constanza, Maimón y Estero Hondo y realizó un izamiento especial de Bandera, con motivo al 60 aniversario de esta gesta heroica.

PERFIL
La memoria histórica del Movimiento 14 de Junio
RAÚL PÉREZ PEÑA
Periodista y revolucionario
El Bacho, como se le conoce a Raúl Pérez Peña, es un asiduo defensor del legado de los expedicionarios que arribaron al país para darle la libertad al pueblo dominicano, luego de una larga y oscura noche de terror impuesta por el régimen de Trujillo que se extendió durante 31 años. A raiz de esta gesta nació el Movimiento 14 de Junio, liderado por Manolo Tavárez Justo, quien se convirtió en la principal oposición al tirano. Pero, a pesar de haber transcurrido 60 años de aquel acto patriótico, El Bacho sigue manteniendo vivo en sus escritos el nombre de “La Raza Inmortal”.

Fuente: https://listindiario.com/rss/portada/

Story Page